martes, 10 de marzo de 2009

Día del Médico

Hoy se celebra el día del médico en Venezuela , a pesar de que en el calendario el 3 de diciembre sea el día internacional del médico por conmemorar el nacimiento del Dr. Carlos J. Finlay (1853-1915 médico cubano que descubrió el agente transmisor de la fiebre amarilla). En Venezuela se celebra hoy 10 de marzo como un homenaje al Dr. José María Vargas (1786-1854) quien fue un gran médico cirujano, científico, humanista, filósofo, catedrático, rector de la Universidad de Caracas y Presidente de Venezuela (1835-1836). Padre de la medicina en Venezuela, luchador y un gran ejemplo por su afán de investigación y cuidado de los enfermos.

Es por ello que no quiero dejar pasar este día por alto sin hacer una mención especial a todos los médicos por la labor tan maravillosa que tienen en sus manos, son los mejores aleados de Dios, al convertirse en instrumentos perfectos en el trabajo de dar y salvar vida de personas, curar heridas, sanar a los enfermos, cuidar y acompañar en medio del dolor.

Son auténticos faros en medio de la oscuridad. Bancos en quienes depositamos con los ojos cerrados toda nuestra confianza. Luchadores incansables en la tarea de encontrar la verdad que ayude a regalar bienestar a los otros. Maestros de la salud y compañeros en la enfermedad. Los animo a seguir en esa magnífica tarea y les deseo de todo corazón que cada día sea como el primero, lleno del mismo entusiasmo e ilusión, que cada paciente sea como el único y lo puedan tratar como si tuvieran en sus manos a la persona que más quieren y puedan sentir su sufrimiento en la piel, con la distancia suficiente para ponerse en sus zapatos y desde ahí les puedan ayudar con la mayor conciencia y objetividad para sanar sus heridas y regalarles entusiasmo, envuelto en optimismo y muchas ganas de vivir. Recordando que son solo instrumentos de amor del Gran Médico que opera desde arriba y les acompaña con su bendición.
¡Muchas felicidades! En primer lugar a mi mamá y mi papá –médicos los dos-, mi tía Migdalia, tío Rafael, primo Rafael Darío, a todos los doctores amigos con los que siempre he tenido una relación muy estrecha en Caracas y un saludo muy especial para todos mis médicos de España que me han tratado con tanto cariño y que gracias a ellos mi rehabilitación va cada día mejor.
A todos los médicos del mundo, para que no olviden que tienen en el mundo una misión muy especial.
Un abrazo muy fuerte, todo mi orgullo y admiración.

5 comentarios:

Jose Al Yepez Acevedo dijo...

Hija tan lejos y tan cerca..! Siempre estas atenta a Venezuela y tu familia. Gracias. Recuerda eres mi psiquis.
Besitos.
Tu papá Alfonso

Adriana Yépez De Dominicis dijo...

Gracias a ti papá! Un beso muy grande y sigue adelante devolviéndoles la sonrisa y la paz a tanta gente que lo necesita.

Antonietta De Dominicis dijo...

Adriana, hija, muchas gracias por estas felicitaciones, que haces llegar a todos los médicos venezolanos y también a todos los médicos españoles, que como tu dices que te están ayudando en tu rehabilitación. Aunque yo no soy unos de esos médicos que alivia el dolor del paciente, porque como tu sabes, que mi especialidad, es algo diferente a la de otros médicos, de su dia a dia, pero trato de ayudar a que se haga justicia aportando todos mis conocimientos para llegar a la verdad verdadera y poner dar un poquito de paz y tranquilidad a esos familiares que han perdidos a un ser querido y dudan en la causa de la muerte y quieren saber a ciencia cierta que pasó. La verdad que siempre me encomiendo a Dios ante cualquier caso dificil y espero que me señale el camino correcto. De nuevo muchas gracias en mi nombre y en el de todos los médicos por haber dedicado estas palabras en tu blog. Besos tu mamá.

alfonso yepez dijo...

Querida Adriana: Te felicito por tus extrordinarias palabras sobre los médicos del mundo, quienes son los instrumentos de Dios para aliviar el sufrimiento y ayudar en la cura de las enfermedades que aquejan a los seres humanos.
Te felicito nuevamente por la belleza de tus palabras y la forma en que expresas tus sentimientos
Gracias en nombre de los médicos de la familia y de todo el mundo. Te quiere , tu Ito Alfonso

Adriana Yépez De Dominicis dijo...

Es una misión muy bonita la que tienes en tus manos Mamá! El poder aliviar el dolor de tanta gente y contribuir a que descansen en paz los seres que se han ido con la tranquilidad de que se hace justicia con su muerte.
Gracias Mami, a ti y a todos los médicos, que ayudan a que el mundo sea un poquito mejor.
Besos


Querido Ito, gracias por tus felicitaciones, yo te las extiendo a ti por ser un seguidor tan fiel de Milagros y compartir con tanto cariño tus opiniones. Gracias! muchos besos.